24 de mayo de 2024

Crean guante para buzos: facilitará comunicación

13

Cuando los buceadores tienen que decir “¡Estoy bien!” o “¡Tiburón!” a sus compañeros de buceo, utilizan señales con la mano para comunicarse visualmente. Pero a veces estos gestos son difíciles de ver. Ahora, unos investigadores han construido un “guante electrónico” impermeable que transmite de forma inalámbrica los gestos de las manos que se realizan bajo el agua a una computadora que los traduce en mensajes. La nueva tecnología podría algún día ayudar a los buzos a comunicarse mejor entre ellos y con las tripulaciones de los barcos en la superficie.

Los guantes electrónicos (guantes equipados con sensores electrónicos que traducen los movimientos de las manos en información) ya se encuentran en fase de desarrollo, incluidos los diseños que permiten al usuario interactuar con entornos de realidad virtual o ayudan a las personas que se recuperan de un accidente cerebrovascular a recuperar las habilidades motoras finas.

Sin embargo, es un desafío lograr que los sensores electrónicos sean impermeables para su uso en una piscina o en el océano, y al tiempo que el guante sea flexible y cómodo de usar.

Por ello, que el equipo encabezado por Jiaxu Liu, de la Universidad de Qingdao en China, se propuso crear un guante electrónico capaz de detectar movimientos de las manos cuando se sumerge bajo el agua.

Los investigadores comenzaron fabricando sensores impermeables que se basan en pilares microscópicos flexibles inspirados en los pies en forma de tubo de una estrella de mar.

Con herramientas de escritura láser, crearon un conjunto de estos micropilares sobre una película delgada de polidimetilsiloxano (PDMS), un plástico impermeable utilizado habitualmente en lentes de contacto.

Después de recubrir el conjunto de PDMS con una capa conductora de plata, los investigadores juntaron dos de las películas junto con los pilares mirando hacia dentro para crear un sensor impermeable.

El sensor (aproximadamente del tamaño de un puerto USB-C) responde cuando se flexiona y puede detectar un rango de presiones comparable al que va entre el ligero toque de un billete de un dólar hasta el impacto del agua de una manguera de jardín. Los investigadores envolvieron 10 de estos sensores impermeables en apósitos autoadhesivos y los cosieron sobre los nudillos y las primeras articulaciones de los dedos del prototipo de guante electrónico. 

(Fuente: American Chemical Society)